Las etiquetas cuelgan de una cuerda atada con pinzas para la ropa.