Primer turista listo para ponerse la mascarilla